Cala D’or, un pueblo fantasma a la espera del turismo