Cerca de 50 personas piden en Palma abrir el interior de bares y censuran “el agravio comparativo” con los hoteles