Prohens asegura que “en tema de lengua no hay motivo para la alarma ni para ponerse camisetas”