Martínez reitera que “no hay ningún papel” que avale los 850 millones y dice estar “intentando luchar” esta partida