El Govern defiende que se preocupa por los derechos laborales: “No son una bandera de la izquierda”