Simonet admite que “solo excepcionalmente” el sector primario recibe precios justos por sus productos