Salud recomienda prevención a personas mayores, niños, enfermos crónicos y personas que trabajan al aire libre ante la llegada de temperaturas muy altas

por | 27 Jul, 2020 | Actualidad, Destacadas, Estilo de vida, Islas Baleares

La Consellería de Salud y Consumo, a través de la Dirección General de Salud Pública y Participación, recomienda a los ciudadanos de Baleares prevención ante la llegada de las temperaturas muy altas.

La población de riesgo, la más vulnerable a los efectos del calor, son las personas mayores (de más de 80 años o que viven solas o están enfermas), los niños, los enfermos crónicos y las personas que trabajan al aire libre.

Salud Pública dispone de un sistema de vigilancia entre los meses de junio y septiembre con el fin de disponer de información permanente y actualizada de la situación para orientar de manera adecuada las estrategias preventivas de los efectos adversos asociados al calor.

Entre otras actuaciones, Salud monitoriza el número de casos médicos por golpe de calor, cuya media es de 2-3 anuales. El verano de 2019 se confirmaron 9 casos, y uno de los cuales fue resultado de muerte. El rango de edad de los casos fue de 12 a 79 años. Tres casos se asociaron a una exposición en el ámbito laboral. Cuatro casos se asociaron a una exposición solar intensa y continuada en la calle, playa o similares. Un caso se asoció al consumo de drogas en el contexto de un festival de música y un último caso a ejercicio físico intenso (prueba de triatlón).

Por ello, el Servicio de Prevención de la Enfermedad de la Dirección General de Salud Pública y Participación ha considerado necesario recordar que el golpe de calor es una situación que puede llegar a ser grave. Se produce cuando la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede reducirse de manera eficaz, y normalmente es consecuencia de permanecer de manera prolongada en ambientes muy calurosos o de hacer una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Consejos

Salud Pública ofrece consejos para evitar el golpe de calor, sobre todo dirigidos a personas que se encuentran en situación de riesgo, como los niños o las personas mayores. Las recomendaciones hacen referencia a hábitos dentro del hogar, como por ejemplo la alimentación y ventilación de los espacios, y también en la calle, como la práctica de deportes.

Asimismo, da indicaciones para reconocer el golpe de calor y pautas de actuación en caso de producirse.

¿Quién tiene más riesgo?

Las personas mayores de 65 años (y más aún si viven solas y / o son dependientes)
Los bebés y los niños pequeños
Las personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias, diabetes, obesidad …) y / o con determinadas medicaciones (antidepresivos, diuréticos, antihipertensivos …)
Las personas que trabajan en ambientes calurosos
Las personas que practican ejercicio físico intenso en las horas de más calor

¿Como se reconocen los síntomas de un golpe de calor?

Temperatura muy elevada
Piel enrojecida, caliente y seca
Pulso acelerado y respiración rápida
Calambres
Dolor de cabeza, náuseas y / o vómitos, somnolencia y mucha sed
Puede haber confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento (que a veces es el primer síntoma en adultos mayores)
¿Como se puede prevenir?

En casa:

Cerrar las ventanas y bajar las persianas o tirra de las cortinas cuando pegue directamente el sol.
Ventilar la casa a primera y última hora del día.
Procura estar en las habitaciones más frescas.
Ducharse una o dos veces al día, o pasarse toallas húmedas para la piel.

En la calle:

Evita salir durante las horas de más calor y mucho más aún hacer actividades físicas intensas (deportes, etc.). Hacer las compras, gestiones, visitas y ejercicio en las primeras y últimas horas del día.
Si hay que salir, intentar ir por la sombra; ponerse sombrero y ropa ancha de tejidos ligeros (algodón, lino …) y de colores claros. Y llevarse una botella de agua.
No dejar nunca nadie en un vehículo aparcado, ni siquiera con las ventanas abiertas. La temperatura dentro del vehículo puede elevarse más de 6-7 ° C en 10 minutos.

Bebida y comida:

Beber líquidos en abundancia, aunque no se tenga sed. La mejor bebida es el agua, a temperatura ambiente, no muy fría. Los zumos de fruta, la leche o sopas frías como el gazpacho nos ayudan a estar bien hidratados.
Evitar las bebidas alcohólicas (el alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración); no abusar de bebidas excitantes (como el café o el té) o con mucho azúcar.
Comer más verduras y frutas, fraccionar las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas. Evitar las comidas calientes, pesadas ​​y copiosas.

Otras recomendaciones:

Si se toman determinados medicamentos (para la tensión, el corazón, la depresión …) se deben seguir las instrucciones del médico y conservar el medicamento siguiendo las instrucciones del envase.
Procurar que los ancianos y los niños beban agua, sobre todo si están solos o enfermos.
Si uno se encuentra mal por el calor, pida ayuda y llame al 061.
Si se encuentra a alguna persona que esté mal por el calor, ayúdela:

Póngala en un lugar fresco y a la sombra.
Quítele el exceso de ropa, báñela con agua fresca y dele aire.
Llame al 061.

Foto: Pixabay

S'Animalada, alimentación y complementos para mascotas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *