La cesta de la compra cuesta un diez por ciento menos