El IMAS pone en marcha el primer centro para menores y adolescentes víctimas de explotación sexual

por | 3 Nov, 2020 | Actualidad, Destacadas, Política, Salud

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), dependiente del Consell de Mallorca, ha puesto en marcha un nuevo recurso, dirigido a menores víctimas de ESCIA (explotación sexual comercial infantil y adolescente) o con sospechas de haberla sufrido, según informa este martes el Consell de Mallorca en un comunicado.

Se trata de un centro residencial especializado en el tratamiento del trauma complejo derivado de la victimización sexual que sufren estos jóvenes, tal y como anunció el presidente del IMAS, Javier de Juan el pasado mes de enero.

El centro, que funciona desde el pasado mes de octubre, consta de 8 plazas residenciales y está formado por un equipo de profesionales que consta de un coordinador, dos psicólogas especialistas en el tratamiento del trauma complejo, 8 educadores sociales, 8 auxiliares educativos y el equipo de cocina y mantenimiento.

Formación específica

Según el Consell, durante el mes de septiembre los trabajadores del centro han realizado una formación específica en el tratamiento de jóvenes víctimas de ESCIA por parte de la Fundación Amaranta y los psicólogos del Servicio Terapéutico de Infancia y Familia (STIF) de la dirección insular de Infancia y Familia de la IMAS dónde han tratado temas como los factores de riesgo, los factores de protección o la atención psicológica.

Este recurso está ubicado fuera del entorno urbano, puesto que el ESCIA es un fenómeno que se da habitualmente en las ciudades y una parte importante del tractamet para las víctimas es que se encuentren en un entorno seguro.

El proyecto educativo de este nuevo centro incluye, además de atención individualizada, terapias corporales, terapia con animales y educación afectivo-sexual, un tratamiento especializado en traumas complejos.

Este tipo de trauma es característico en personas que han sido objeto de abusos sexuales y sufren una victimización sexual. La victimización provoca que las jóvenes desarrollen una serie de comportamientos como el desinterés afectivo, la incapacidad de establecer vínculos o la nula percepción de las conductas de riesgo, que hace necesario un tratamiento específico y diferenciado del que se realiza en menores con problemas de adicciones o trastornos de conducta.

Encuentros

El proyecto educativo incluye también la figura de los mentores o referentes positivos puesto que se llevarán a cabo encuentros con otros jóvenes que han vivido situaciones parecidas y que las han superado con éxito.

El principal objetivo de este nuevo programa es conseguir que los jóvenes puedan superar el trauma y puedan volver con sus familias biológicas o pasar a una acogida familiar terapéutica. En este sentido no hay un tiempo de estancia máximo o mínimo en el centro, puesto que dependerá de los procesos personales de cada una de los jóvenes. En la medida de lo posible se trata de evitar que estos menores vuelvan a un centro residencial para minimizar el riesgo que puedan reproducir sus conductas.

Por otro lado, el pasado 19 de octubre y siguiendo la propuesta de la comisión de expertos se denominó una persona responsable de coordinar todas las actuaciones que en materia de ESCIA se lleven a cabo desde la IMAS.

Foto: Consell de Mallorca