RCD Mallorca: de indignación a euforia en tan solo ocho días