El Govern hará una «prueba piloto» con el desembarco de turismo alemán en la segunda quincena de junio

por | 9 Jun, 2020 | Actualidad, Palma, Turismo

Ya es oficial. El archipiélago balear podrá recibir 10.900 turistas alemanes, con una estancia mínima de cinco noches en la segunda quincena del presente mes de junio. Así lo ha decidido el Govern que preside Francina Armengol, que ha echado mano de una «prueba piloto»para reabrir las  fronteras en la fase 3 del estado de alarma instaurada debido a la pandemia del covid-19. Este ensayo cuenta con la aquiescencia del Gobierno estatal.

La presidenta Armengol ha anunciado que Baleares se convertirá en el primer destino de España que se abrirá al mercado internacional, concretamente del 15 al 29 de junio.

Los 10.900 turistas alemanes llegarán de forma escalonada -se irán suministrando progresivamente los códigos de vuelo- y representan menos de un 1% de los visitantes que tuvo la Comunidad en la misma quincena del año pasado. Desde el Govern consideran que es una cifra “perfectamente controlable”.

Según datos ofrecidos por el Govern, podrán viajar a Baleares turistas procedentes de cualquier parte de Alemania y no tendrán que pasar el periodo de cuarentena de 14 días que actualmente se aplica a otros viajeros internacionales. El Ejecutivo balear también ha anunciado que estos visitantes  podrán alojarse tanto en establecimientos turísticos como en segundas residencias.

Los primeros 1.000 turistas llegarán entre el 15 y el 17 de junio. De hecho, ya se han confirmado dos vuelos para el lunes 15, según ha indicado el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela. Estos primeros grupos se alojan en hoteles de Playa de Palma y Alcúdia.

Seguridad y control

El Govern balear tendrá la responsabilidad de coordinar los vuelos y de suministrar los datos al Gobierno de España. El plan no contempla realizar tests previos en origen, sino que los controles sanitarios consistirán en un cuestionario de salud pública a bordo del avión y una toma de temperatura -mediante cámara termográfica a la llegada a los aeropuertos de destino (Palma, Mahón o Ibiza).

Si en el cuestionario se detectan síntomas compatibles con el COVID-19, se realizará una entrevista clínica ‘in situ’ por parte de un profesional sanitario, y si se concluye con una sospecha de COVID, se tomarán medidas (aislamiento, ingreso hospitalario o lo que determinen los sanitarios).

Al aterrizar en Baleares los viajeros recibirán un mensaje de texto con información sanitaria relevante, como números de contacto de emergencias y medidas a observar. También se les entregarán folletos informativos.

Los viajeros deberán proporcionar números de contacto e informar de dónde se van a hospedar, puesto que durante la estancia se hará un seguimiento telefónico para controlar la aparición de posibles síntomas.

Así, si un turista presenta síntomas de coronavirus (COVID-19) durante su estancia, se activará un protocolo mediante el cual los servicios sanitarios públicos le practicarán una prueba PCR. El turista deberá esperar durante cuatro horas en su alojamiento el resultado. Si fuera positivo, sería trasladado a un alojamiento alternativo contratado por el Govern. Igualmente, se realizará un rastreo de sus contactos para descartar más casos.

Si se detecta un caso, el turista no podrá regresar a su país hasta completar el aislamiento definido por la Conselleria de Salud.

Es sabido que Alemania es el principal mercado emisor de turistas hacia Baleares, sobre todo para Mallorca, un factor que se ha tenido en cuenta en el diseño de este plan. Otro de los principales motivos para llevar a cabo la prueba piloto con este país ha sido que la situación de la pandemia de covid-19 es, actualmente, muy similar a la de Baleares.

Esta apertura de Baleares al turismo alemán vendrá marcada por la falta de oferta de ocio nocturno, que el Govern ha decidido mantener cerrada a pesar de estar ya en la fase 3 del estado de alarma.

Armengol ha considerado que esta prueba es “una apuesta de Baleares” y espera que sirva para posicionar al archipiélago como “destinación segura” y “de calidad”. El Govern espera que este ensayo del mes de junio permita tener “una temporada turística más fluida” en los próximos meses.