La campaña de alto riesgo de incendios forestales finaliza con casi 469 hectáreas afectadas, el 97 % debido al siniestro de s’Albufera de Mallorca

por | 15 Oct, 2020 | Actualidad, Destacadas, Islas Baleares, Sucesos

El conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, y el director gerente del IBANAT, Joan Ramon, han presentado, este jueves, el balance de la campaña de incendios forestales en las Illes Balears. Este año, se han producido 63 siniestros, de los cuales 54 – el 87 % del total – han sido conatos, es decir, cuya superficie afectada ha sido inferior a una hectárea.

De estos, casi la mitad (30) se han producido en Mallorca, 22 en Eivissa, 8 en Formentera y 3 en Menorca. La superficie total afectada ha sido, sin contar el incendio declarado este pasado miércoles en Eivissa, y que, en el momento de la rueda de prensa permanecía estabilizado, de 468,92 hectáreas, de las cuales el 97 % era terreno forestal herbáceo (pastos y cañizo) y solo un 3% de arbolado.

Por islas, en Mallorca se han visto afectadas 456 hectáreas, en Eivissa – sin sumar las del incendio forestal de Puig den Botja –, 12,6; Formentera, 0,2 y Menorca 0,1.

Por debajo de la media

El conseller ha resaltado que, de acuerdo con los datos de los últimos diez años, el balance de este año cierra por debajo de la media en cuanto a siniestros (61 sobre 93) y a terreno forestal afectado (468,92 hectáreas sobre 678).

Aún así, Mir ha incidido en el hecho que «los incendios no entienden de campañas, como nos ha demostrado el que se declaró ayer en Eivissa. No podemos bajar la guardia y, tanto la ciudadanía como las instituciones, tenemos que trabajar juntos para minimizar los riesgos».

Por su parte, Ramon ha destacado el trabajo hecho por el operativo de este año que, debido a la crisis sanitaria derivada de la COVID-19 se ha tenido que adaptar para garantizar las medidas de seguridad, tanto en los medios terrestres como aéreos.

S’Amarador y Son Monget

El 97 % de la superficie forestal afectada este año (428, 25 ha) corresponden al incendio de s’Amarador del pasado 25 de septiembre, un siniestro de gravedad potencial no solo por el número de hectáreas afectadas, sino también por la activación del nivel 2, la duración y la dificultad de la extinción. El proceso de investigación de las causas todavía está en marcha.

El segundo incendio forestal importante, en cuanto a superficie afectada, también estuvo en la zona de la Albufera, en Son Monget, el 8 de marzo; y el tercero fue en s’Atalaya, en Sant Antoni de Portamany, donde el 22 de agosto, se quemaron 5,7 hectáreas en un entorno forestal al norte del casco urbano.

En cuanto a las causas, los siniestros han sido principalmente producidos por negligencias y causas accidentales (34 %) y, en segundo lugar, por intencionalidad (23 %), tal como lo han determinado las investigaciones de los Agentes de Medio ambiente. Las causas naturales (rayos) han originado, este año, un 5 % de los incendios forestales.

Mir ha incidido también en las tareas extraordinarias en las que el operativo ha participado, como las derivadas del temporal del pasado 29 de agosto, que afectó unas 700 hectáreas de los municipios de Banyalbufar, Esporles y Valldemossa.

El conseller ha querido agradecer la tarea y el compromiso de todas las personas implicadas, y ha recordado que el trabajo del operativo no acaba con la temporada de alto riesgo de incendios forestales, sino que sigue con las actuaciones silvícolas previstas en los planes comarcales y en el IV Plan de Defensa contra Incendios.

Foto: CAIB