No es país para jóvenes

por | 31 Oct, 2020 | Colaboradores, Opinión

Me refiero a España naturalmente.

El profesor Sala i Cullell ha desarrollado en su libro “Generació Tap” (Ara Llibres 2020) –solo editado en catalán- una teoría social que agrupa a los nacidos entre 1943 y 1963 como responsables de seguir ocupando los puestos claves del poder, resistiéndose a cederlo, a costa de arruinar a sus hijos y nietos.

Los nacidos en este período, denominados por el profesor, GENERACIÓN TAPÓN, ha dejado un mercado inmobiliario imposible, una deuda pública enorme y un mercado laboral desmontado. Pero lo peor es que creen tener una enorme superioridad moral sobre las generaciones siguientes –GENERACIÓN X :1964-1981; MILLENIALS: 1982-1996 y GENERACIÓN Z 1997-2015-.

Yo soy de la GENERACIÓN X y más mal que bien, nos hemos ido situando en el mercado laboral, pero ni mucho menos, hemos alcanzado las cuotas de poder que alcanzó y sigue detentando la generación de nuestros padres; Y no precisamente porque estemos peor preparados.

Los MIILLENIALS están condenados a tener trabajos precarios y gastar más del 50% del sueldo en el alquiler

Pero desgraciadamente la siguiente, los MILLENIALS están condenados a los trabajos precarios y a vivir de alquiler gastando más del cincuenta por ciento de su sueldo.

En cuanto a la GENERACIÓN Z, solo tiene dos salidas o la emigración o ganar una oposición para conseguir un empleo público; Aun cuando su formación en idiomas y manejo de las nuevas tecnologías es infinitamente superior al nuestro y por supuesto a la de nuestros padres, la GENERACIÓN TAPÓN.

Puede ser un análisis exagerado, pero si se compara la situación laboral de España con los países de nuestro entorno, se comprobará que bastante verdad hay en la tesis del profesor Josep Sala i Cullell, a la que me adhiero, que por cierto trabaja en un instituto en Noruega.

ANDREU ROTGER FULLANA
ABOGADO ESPECIALISTA EN DERECHO PENAL

Web | + posts

Abogado mallorquín que cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector. Su equipo de trabajo se ha especializado en derecho penal. Dirige su propio bufete en Palma de Mallorca.