Devuelto por autista

por | 30 May, 2020 | Actualidad, Historias

Erase una vez una pareja que, teniendo ya dos hijos, decidió adoptar un tercero en 2017 y que alardeó de ello en las redes sociales. Myka y James Stauffer decidieron adoptar al chinito Huxley, cuando éste apenas tenía un año de vida. La pareja, afincada en Ohio (Estados Unidos), habitual de Youtube (700.000 suscriptores) y de Instagram (casi 200.000 seguidores), compartieron la novedad como si no hubiera un mañana. Posteriormente, la pareja tuvo otros dos hijos biológicos, en total cuatro, más el adoptado. Hasta aquí, todo bastante normal.

Pero llegó 2019, el año pasado. El chinito Huxley empezó a no aparecer en las fotos y a no ser protagonista de esta, aparentemente, modélica familia numerosa americana. Los seguidores del clan Stauffer empezaron a preguntar e investigar,  y el padre de familia tuvo que admitir que el pequeño había sido entregado a otra familia después de haber sido sometido a un tratamiento y ser diagnosticado de autismo.

Los Stauffer han asegurado esta semana que han entregado al pequeño Huxley a otra familia «más capaz de darle bienestar emocional».

James Stauffer ha relatado en su perfil de Instagram que «una vez que Huxley llegó a casa, había muchas más necesidades especiales de las que no éramos conscientes y que la agencia no nos dijo».  «Nunca hemos querido estar en esta posición…. Hemos tratado de satisfacer las necesidades del niño y ayudarle en todo lo posible, pero… Realmente le queremos».

Por su parte, Myka Stauffer apunta que «después de varias evaluaciones, los profesionales médicos han determinado que a Huxley le hacía falta un entorno diferente, y que por sus necesidades médicas, el niño requería más». «¿Si me siento un fracaso como madre? Al 500%», ha relatado esta semana la joven americana.

Ahora,  según apunta la prensa norteamericana, Huxley vive con una «nueva mamá» con la «capacitación profesional médica adecuada y en un hogar definitivo».

El episodio ha incendiado las redes sociales. Hay quién cree que la pareja se ha deshecho de Huxley debido a su trastorno después de haber ganado dinero con su adopción y hay quien opina que han hecho lo mejor para el pequeño. De ética, nadie habla.

.